La Comunicación Organizacional: Comunicación Interna

Hablar hoy de comunicación interna en tiempos donde es imperativo estar posicionado y visibles para cada cliente que exija nuestro nicho de mercado, se convierte en un punto neurálgico (donde hay que cuidar cada punto para no atrofiar un sano crecimiento), estas cortas líneas solo serán una reflexión para responder a la pregunta:

¿En qué lugar tenemos a nuestra comunicación interna?

La comunicación organizacional es tan fácil definir como la emisión y recepción de mensajes dentro una organización, pero en los tiempos que vivimos y con la necesidad apremiante de rapidez, inmediatez, encajar nuestras comunicaciones y relaciones internas para no dejar de lado la esencia y perjudicar directamente el buen funcionamiento y sanidad de las relaciones, puede llegar a hacer una tarea tipo rompecabezas. Nuestras empresas son encajadas y llegamos a confundir o en otros casos limitar nuestra comunicación interna en grupos de chat, canales de información, red, servidor, etc (aclaro que no hay que desconocer la gran importancia de estas herramientas para estar a la vanguardia de las tecnologías, porque hablar de comunicación interna y no mencionar esas herramientas que pueden llegar a fortalecer, es dejar un vacío en estos tiempos.

Pero en este mismo orden de ideas, urge que las empresas reciben el ADN de servicio y de relaciones interna, procesos, procedimiento, comunicación y optimización de las políticas, la calidad, la visión, escuchar aquellas cosas que por el bullicio no se escuchan, es poder escuchar la voz interna, no solo es tener o crear procesos, herramientas y PQRS, también conlleva el constante monitoreo de ciertas situaciones y células que van creciendo al interior de nuestra organización, células que no se atrofien y que no vayan a generar un mal funcionamiento o tumores.

¿Pero cuáles son esas células que generan un mal funcionamiento? … próxima entrada